¿porqué hay pobreza infantil?

banco-de-alimentos-infantiles-930x1024-272x300Primer factor: características del hogar

  • los hogares con hijos experimentan un deterioro mayor en el riesgo de exclusión social que los hogares sin hijos.
  • Dentro del grupo de hogares con hijos, las familias monoparentales y las familias numerosas son las que tienen unos mayores índices de riesgo de pobreza

 

  • Por otro lado, cabe destacar que la incidencia de la pobreza aumenta con la edad de niñas y niños, de manera que los adolescentes sufren una tasa de riesgo de pobreza mayor que los más  

 

  • Segundo factor: situación laboral de los padres y madres.
  • pequeños.

En 2012, la pobreza infantil llegaba al 83,7% para los hogares con muy baja intensidad laboral es decir, hogares donde los miembros activos trabajan menos del 20% de su potencial laboral. En cambio, el 9% de los menores de 18 años en riesgo de pobreza residía en hogares con muy alta intensidad laboral (hogares donde los miembros utilizaban entre el 85% y el 100% de su potencial laboral).

.

Otros factores

Más de la mitad de los niños está en situación de pobreza aunque su madre trabaje.  Las situaciones de precariedad e inestabilidad laboral predominan entre los hogares monomarentales que tiene ya de por sí, menos oportunidades de empleo y mayores problemas de conciliación laboral que el resto.

Cuatro de cada diez no disponen de dinero suficiente para los gastos corrientes de la casa y el 37,8% no puede mantener el hogar a temperatura adecuada. La exclusión residencial de estas familias es compleja y hace referencia a diversos problemas que inciden negativamente en su plena integración.

Las familias monomarentales necesitan reducir gastos en aspectos vitales como los gastos relacionados con la alimentación (68%) o comprar medicinas o seguir tratamientos (tres de cada cuatro han dejado de hacerlo por problemas económicos). Muchas de estas circunstancias pueden ocasionar en los niños desde problemas de malnutrición a problemas psicológicos que, entre otras consecuencias, pueden incidir en su rendimiento escolar.

El 36% de las madres solas con hijos afirma no poder contar con nadie cuando le surge un problema. Estas familias salen adelante con verdaderos obstáculos logísticos y económicos, especialmente si no cuentan con una red de apoyo familiar y social. Es fundamental la existencia de una “malla de seguridad”, una “última red” de protección social para proteger y prevenir las situaciones conflictivas, los acontecimientos vitales estresantes, la enfermedad u otros condicionantes de vulnerabilidad social que conlleva la crianza de un hijo por parte de una madre sola.

Uno de cada 5 niños y adolescentes menores de 16 años se encuentran en una situación de pobreza y exclusión social, según el Gobierno de Cantabria.

 

El número de familias con menores que tienen que acudir a ONG para cubrir sus necesidades básicas de alimentación se ha triplicado con la crisis.

La pobreza infantil no es solo un problema en el presente de los pequeños que la sufren. Las condiciones vitales y las privaciones que tengan, sobre todo entre los 0 y 5 años, pueden marcar sus enfermedades de adulto, su capacitación para poder o no estudiar una carrera universitaria, su personalidad o sus relaciones sociales.

Pediatras y psicólogos coinciden también en señalar que una de las principales consecuencias de la pobreza infantil es el fracaso escolar.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies